El Infierno de ser LGTBI en zonas rurales, historia de joven agredido más de 10 años.

En noviembre fue el juicio, por febrero salio la sentencia de Raúl, nombre ficticio.

Contaremos un poco de su historia.

Raúl contacto con Respeta a finales de agosto de 2018, Adolfo se encargó de hacer el acompañamiento y para primeros de septiembre tenia abogado gratuito, abogado que no nombramos, el cual es el que ceden a Respeta, l@s compañeros de Movimiento Contra la Intolerancia.

La denuncia de Raúl en un principio era agresión al grito de “pega al Maricón” recibida en mayo de 2018 en unas fiestas, con mala praxis de la Guardia Civil a la hora de recoger la denuncia. Estuvo en varios cuarteles hasta que hizo la denuncia y a nadie le dio por recoger la correctamente, así como no apuntar datos muy importantes sobre el agresor y hechos ocurridos anteriormente que víctima mencionó.

Con distintas conversaciones, en las cuales la víctima fue cogiendo confianza empezaron a salir otros datos, tales como que no era la primera vez que Raúl sufría una agresión por su orientación sexual. Con el tiempo el relato fue otro, la historia de un joven que llevaba 10 años sufriendo humillaciones por ser “diferente”, la historia de un infierno que muchos jóvenes viven en pueblos y zonas rurales de nuestro país.

Raúl empezó a sufrir acoso escolar a los 13 años, no solo lo que el acoso en el aula conlleva. Fuera del aula, en el entorno social se le marginaba e insultaba, (no vamos a exponer todos los datos, es algo que queda entre Raúl, Adolfo y el abogado). Esto le llevo al punto de volver a su país y terminar allí sus estudios. España no era el lugar idílico que se vendía. Al menos en la zona donde vivió no era así. Nadie en el municipio se dio cuenta. Las administraciones con algunas discriminaciones, siguen fallando. No se dan cuenta de observar o no lo quieren hacer directamente.

Raúl quiso volver a España a los años, creyendo que el agresor y su grupito de amigos ya se habrían cansado y le dejarían en Paz. Pero no fue así, cuando regreso se encontró con que el agresor se sentaba en frente de su casa para ver si salía, mirarle mal, reírse de él, humillarle… Acosarle.

La víctima, por su pueblo, no salía. Empezó a hacer lo que ya hizo años atrás, auto-encerrarse en casa. Sin amigos,
sin esperanza, sin ganas de vivir. Cuando salía a otros pueblos, ¿Quien estaba allí? el agresor, que en alguna ocasión intento agredirle. Pese a que sus familiares y amigos de estos le animaban a salir, a discotecas no iba, no fuese a encontrarse a su acosador. Miedo constante, ese era su estado de vida.

El pasado mayo, al grito de “pega al Maricón” recibió una paliza. Se armó de valor y denuncio, pese a que no se lo pusieron fácil. En septiembre cuando nos pusimos con el caso, era tarde para poder ampliar la denuncia. Y conseguir justicia real para la víctima.
Si ganamos el juicio de agresión, y si se reconoce que la agresión fue en origen por su orientación sexual. Pero no pudimos sacar lo que había detrás.

Ahora “Raúl” sonríe, sale con sus nuevos amigos, estudia, aprueba, sueña despierto y vuelve a tener ganas de Vivir. Ha conseguido, lo que deberíamos de tener tod@s, como el mismo dice en el vídeo en el que participó contra la lgtbifobia en el deporte. “he conseguido el Respeto que merezco como persona”

“Raúl”, o como Antonio hizo en Sevilla-Andalucía donde conoció a Respeta LGTBH después de sufrir una brutal paliza donde 15 presuntos … les pegaron por “amar diferente” a él y a su pareja al grito de “vamos a matar a estos maricones”, proceso judicial en curso. Se han animado a crear delegación de Respeta. Ahora estamos trabajando para la creación de Respeta Castilla La Mancha.

En Respeta, nos quedamos con el fin, con el mayor objetivo que se puede conseguir, que las personas vuelvan a Sonreír.
Equipo Respeta, desde 2010 trabajando por Nuestros Derechos.

Comments are closed